Sobre Nostalgia y Melancolía

Fotografia, Laberintos, Photography, Relatos, Tomás Segovia

DSCF0148.jpg

Este otoño me parece raro: creo confundirlo con el verano que aún no se ha marchado. La lluvia ha escaseado estos meses. Pensar que ambas estaciones son una misma es como creer que la nostalgia y la melancolía se refieren a la misma sensación. Los seres-racionales tienden a confundirlas, pero, ¿qué esperar de quienes no comprenden de la necesidad de estaciones y celebran la buena temperatura y benevolencia del tiempo?.

La nostalgia y la melancolía están separadas por un cristal. Un cristal muy limpio que a veces hace confundirnos. Nostalgia por atravesarlo y tocar lo que queda al otro lado y melancolía por volver a donde quizás no debimos salir. Es otra forma de laberinto construido con cristales.

Y mientras tanto, el ángel “segoviano” me mantiene sosteniendo ese cristal que ni es mío, ni es de nadie. Solo sostengo su peso y me hace confundir las dos caras de un cristal forjados con miedos.

Hoy la noche me ha pillado desprevenido.

#historiasdeJacobo

Sobre monstruos y vidas de mentira

Fotografia, Laberintos, Photography, Relatos, Tomás Segovia, Uncategorized

Los años que cumplimos nos sosiegan. Esa fue una de las frases que más serenidad me trasmitió durante la conversación con Calapa. En la adversidad ella mantiene la calma.

DSCF6427.jpg

En estos años pasados he aprendido muchas cosas: los ríos se amansan a medida que se alejan de su nacimiento. Es cierto que a veces encuentran piedras en el camino y sus aguas se vuelven nuevamente bravas, pero una vez pasadas, la calma retorna a la senectud del río. ¿Ocurre de igual manera con los seres-vivos?

¿Tiene memoria el tiempo? L¿a experiencia que acumulamos es acaso su memoria?

El tiempo es el gran monstruo que devora las casas que visito.

“…ser monstruo es causar horror. Hay monstruos que quieren ser monstruos y otros que no, pero lo que hace monstruos a unos y otros es que no pueden dejar de causar horror.(…) La experiencia del monstruo es la de lo inexorable del rechazo (…), la situación se vuelve circular: el monstruo es monstruo porque todos lo rechazan y todos lo rechazan porque es monstruo.”

Y entonces el tiempo es rechazado. Esos seres-intelectuales se niegan a envejecer. El tiempo se convierte en aliado y enemigo. El hombre le tiene miedo al tiempo: le causa horror la misma idea de sucumbir al él. “El tiempo pone a cada uno en su lugar”,”el tiempo curará las heridas”,”tempus fugit”, y un sinfín de frases cotidianas que describen al tiempo como juez, jurado y ejecutor. ¿Quién no tiene cierta sensación de respeto ante un juez o un jurado? ¿Quién no teme al ejecutor?

El tiempo, ese gran “monstruo” rechazado por los seres-humanos
. Probablemente sea una preocupación que también plantee Jacobo (aún desaparecido) en su gran obra pues la importancia de su estudio es vital para entender si el tiempo, despojado del pavor de los seres humanos, tiene o no memoria.

Algunos hombres son curiosos, pues alcanzan a vivir vidas un tanto extrañas preocupados por cuestiones que se escapan de toda lógica jacobiana (no confundir con lógica corvina, y mucho menos jacobina)

Hoy he leído (si, si, leído) como Ami decía: Di la verdad…..y te qedadas cn menos cosas dentro….no vivas una vida de mentira…xqedar bien cn todo el mundo…. Que traducido al mundo de los seres-intelectuales que usan diccionarios en vez de Google y Wikipedia se traduce a : “di la verdad…si te quedaras con menos cosas dentro…no vivas una vida de mentira…por quedar bien con todo el mundo..“.(las mentes brillantes tiende a economizar esfuerzos y eso se traduce en frases donde desaparecen letras que sin duda alguna la evolución hará que desaparezcan pero, para no permitir erróneas interpretaciones del texto me atrevo a rellenar pues ya vais conociendo mi afán por expresarme de forma correcta para el día que me siente delante de Jacobo).

Bueno, como iba diciendo, la noche me ha alcanzado y quiero huir de mis monstruos (el silencio y la soledad solemne, pero no la soledad de estar a solas…) antes de que sea tarde. Hoy tengo la suerte de que a pesar de haber anochecido a las 18:17, las luces artificiales alargan el día y me encuentro cerca de un lugar tan iluminado que mantienen alejado de mi a mis monstruos. Sólo me queda ya resolver mi laberinto personal y alejarme de los ángeles segovianos de los que ya os hablé en días anteriores.

#historiasdeJacobo
#unavidadementira.

Siempre es terrible cuando el tiempo se vuelve repetitivo, pero mucho más terrible cuando lo que se repite es nada.