Sobre Sarritor 

Uncategorized

Mirar al cielo de noche o mirar 

En el fondo del baúl 

En el espacio de un sombrero

En el hueco de la cerradura 

En la bolsa de caramelos

En el hueco de la chimenea 

En el alma de la guitarra 

En la lente de un catalejo

En el fondo de las escaleras 

En la profundidad del pozo

En la altura de los barrancos 

En el final de las raíces 

En la velocidad de las piedras 

mientras se hunden en el río

En el interior de una cueva o

En el fondo del vaso 

O atreverse a arriesgar  

Y ver las cosas, sin miedo

desde otra perspectiva.

Es cuestión de quien mira.

Desde la isla Polar nosotros miramos el mismo cielo y vemos los surcos que ya hemos labrado. 
Sarritor nos ayuda a mirar los surcos ya sembrado y diferenciar las hierbas que nos interesan y las que no. No podemos dejar que hierbas ajenas a la cosecha estropeen las semillas que hemos plantado. Es una labor muy importante. Todas las hierbas merecen nuestro respeto después del viaje que las semillas han hecho hasta nuestra isla, pero su lugar no es el sueco que con cuidado hemos plantado sobre la tierra formada sobre la capa de hielo de la isla polar. Escardamos la tierra y trasplantamos esta hierbas a la ladera de nuestra montaña, pero esta labor queda en manos de las hadas del bosque. Ellas serán las encargadas de su cuidado. 

  
La isla Polar viaje a un ritmo más lento, pero continúa viajando. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s