Sobre cámaras oscuras 

Uncategorized

Existir. El aire cálido de agosto se cuela por debajo de las persianas. La habitación se encuentra a oscuras. Los rayos de sol rebotan entre las paredes e iluminan toda la sala. Me levanto. Bajo todas las persianas y dejo la habitación completamente sumida en la oscuridad. Sólo entra un único rayo de luz en el centro de la persiana. Ese rayo que me engaña y no ilumina el habitáculo como yo pienso que debería hacerlo. Este rayo que convierte la estancia en una caja oscura y proyecta en la pared la realidad externa. La magia de la luz. La magia de la cámara oscura. 
En La casa que construyamos en Isla Polar también colocaremos un cuarto oscuro para observar las estrellas en su interior y poder medir el tiempo al ritmo del movimiento de las estrellas y del marchar de nuestro viaje. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s