Sobre Vervactor

Uncategorized

Las hadas bailan alrededor de nosotros de forma pausada pero deleitosa. Ceres se entretiene con ellas. Vervactor nos esta hablando.

-no podéis plantar todo el campo en la próxima cosecha. La tierra aún es joven y no es lo suficientemente fértil. La agotaríais.-nos susurra mientas le mirarnos absortos en sus palabras.

-debéis dividir el campo en varias zonas, al menos tres e ir sembrando una de ella cada vez dando tiempo a que las hojas de maíz fertilicen las otras dos partes del campo y dejar que las flores silvestres crezcan en ella para alimentar a las abejas y las mariposas.

Creo recordar que los seres-racionales-de bata-blanca le llaman a esta forma de cultivar “en barbecho”. Sin duda alguna este dios-menor (si, si, los dioses también son clasificados por estos seres-racionales) lleva el nombre de esta forma básica de agricultura.

Campanita me ha mirado y ha sonreído. Sin dudarlo hemos pensado algo obvio: el amor hay que cultivarlo todos los días y hay que dejar un pequeño terreno a su libre albedrío para que las flores sigan creciendo al azar y las mariposas, las abejas y las hadas tengan su rinconcito en esto del amor.

Ceres no sólo va a ayudarnos a cultivar las tierras. Nos va a guiar en otras nobles artes de la vida: el cultivo del amor.

#historiasdeJacobo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s