Sobre descansos sobre la Luna

Uncategorized

Me pregunto cómo se verá ahora la Isla-Polar si me alejó algo de ella y la observo desde la Luna-Margarita.

Me aventuro a pensar que veré un punto muy brillante y a las estrellas reflejadas en el océano aunque sea de día. Al menos en el rincón donde el sol no penetra del todo.

Ya hemos descubierto la ventana de hielo mágico que nos permite ver el mundo-humano-que-ellos-llaman-real. Los dioses-con-nombre se reúnen a veces alrededor de ella u se entretienen con mirar como tras irte la vida y su tiempo-humano. Los seres-racionales-con-batas-blancas siguen intentando averiguar como los seres-inferiores-llamado-ratones resuelven los laberintos-simples, en las ferias que tan propensas son en esta estación del año en la tierra -en nuestra isla polar siempre es la estación que ella decida que sea- continúan girando las norias y tío-vivos donde los seres-humanos de entrenan en eso de los laberintos-circulares y muchos seres-racionales siguen trabajando-como-las-moscas de Giacometti. En el mundo que nos rodea poco cambia. En el mundo de colores de la Isla-Polar los cambios son importantes pues la isla se está formando a medida que avanzamos en nuestro viaje hacia un destino que no tenemos prisa en alcanzar.

La isla de hielo se desplaza lenta desde que las mariposas descansan u las hadas bailan junto a Campanita. Yo bailo con ella. Con la chica que dejó de ser chica-luciérnaga para convertirse en un ser especial para los demás habitantes de la isla. Los pájaros, las mariposas, las abejas…todas sonríen al vernos bailar. La Isla está surcada por un entramado de raíces que van aireando la tierra y que poco a poco ayudan a qe las plantas y hierbas sean más robustas. El resto de las hojas ya caducas han tapizado el suelo de hielo y sobre éste, se alza un campo de tierras fértiles bañado por un mar salido del mismo ártico donde empezamos nuestro viaje. De las montañas -sí, si, el centro del la isla polar tenía montañas que están corornadas por el hielo- bajan ríos de agua que llegan hasta el mar y sacian a todos los habitantes de la sed. La isla cuida de nosotros y nosotros de ella.

Mientras bailábamos hemos ido a hacer una vista a Isla-Margarita qu es cuidada por una pequeña hada que permanece sentada y mirándonos. Me he sentado un rato ha alisar los cabellos de Campanita. Hemos mirado hacia nuestra Isla-polar. Sigue girando por el impulso que le dimos ayudados por Apolo. Desde la nuestra Luna venos la isla de noche, pero el moviemirnto de rotación está hacia haciendo que la isla adquiera una forma un poco ovalada. Hace poco que le dinos la vuelta y nos fuimos consciente te de ello. Las raíces crecen en el hielo y ayudan a que la tierra penetre en ella.

Es curioso porque dos árboles que llegaron cuando Campanita y yo nos embarcamos, tienen unida sus ramas y entrelazadas sus raíces. Tendré que preguntarles sobre ello. Pero eso, lo haré en otro momento. Ahora voy a tratar de descansar en nuestro trozo de luna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s