Sobre darle la vuelta a la Isla-Polar

Uncategorized

La eterna rutina de besar el miedo.

Por qué los poetas jóvenes son los más tristes? Empeñarse en mecer las cortinas con las manos cuando no existe el viento. El peso de los errores en la memoria. Dejarse engañar por fantasmas donde sólo debe existir existencia. Redundar de forma intencionada para parecer más riguroso. Redundan los granos de arena en el desierto. El desierto y la arena. Cuantos años hacen falta para que una montaña se convierta en un desierto por la inclemencia del tiempo?

Démosle la vuelta a la isla polar. Que quedé boca abajo y nosotros con ella. Que todas las creencias y miedos resbalen y busquen otro hogar. Quitemosle peso a nuestro mundo de colores. Las hadas y los desiertos no son buenas compañeras.

Saltemos a la de tres. Demos la vuelta como la carta del colgado del tarot y que el batir de alas de las mariposas nos ayude a alejarnos de la gravedad del peso de la memoria.

Esta vez cuento yo…
Uno….
Dos…
Tres!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s