Sobre prohibiciones en la Isla-Polar

Uncategorized

Una jaula es, en definitiva, una jaula. Aunque no tenga barrotes. Aunque parezca su habitante alegre.

En la Isla-Polar queda prohibida la entrada a fabricantes de jaulas. Ningún ser puede ser maltratado sobre la isla de hielo bajo pena del destierro eterno. Sin excusas. Los seres que entretienen a los seres-irracionales-que-se-creen-racionales mostrando a animales domesticado a golpe de látigo serán perseguidos para su destierro.

Hoy no he entendido como no me había dado cuenta antes de ello. Eso ha hecho que mi alma pesase sobre mi cuerpo y tocara el suelo. No se puede privar a ningún ser de su libertad ni de su espíritu. No se puede quebrar el espíritu de ningún individuo a golpe de látigo. Hoy he sentido el peso de la gravedad multiplicado por 10 mientras era consciente de ello y de mi falta de conciencia. Y nos empeñamos y hablamos de la inteligencia emocional de esos seres-racionales-superiores que someten a los seres-inferiores por motivos tan ilógicos como el mero espectáculo.

La Isla-Polar avanza a golpe de batir de alas. Les he preguntado a las mariposas y a las hadas si las hemos obligado a volar por nosotros. Las mariposas han batido las alas al unísono. En la isla-polar todo el mundo es libre de hacer lo que le apetezca, y en este momento han decidido ayudarnos a iniciar el viaje hacia P90377 parando en Saturno.

La libertad debe definir a todo ser de un mundo civilizado. Las sociedades han avanzado en mucha ocasiones enfrentando los intereses colectivos-humanos a los intereses de los animales y de los seres-racionales-minoritarios. No queremos una sociedad basada en estos principios. Nuestra Isla-Polar se aleja, junto a Luna-Margarita y todos nosotros, de la tierra y sus estereotipos. De nada sirven modelos aprendidos para que las mariposas nos ayuden a elevarnos y sostenernos. Las mariposas no entienden de estereotipos o modelos. Entienden de sentimientos y sobre la forma de surfear el cielo.

La libertad, uno de los principios básicos de cualquier sociedad equilibrada es, necesariamente una definición de todos los que desean vivir en el mundo de colores de la isla de hielo que poco a poco se ha ido trasformando en un mundo de color, cálido y acogedor.

Queda prohibida la entrada a todos los fabricantes de jaulas, aunque sean meras jaulas de decoración. En la isla Polar todo el mundo debe ser necesariamente libre, todo el mundo tiene derecho a recuperar la fortaleza de espíritu y la gravedad no puede afectar al peso del alma. Por qué los dioses-con-nombres-humanos nunca han intervenido?

Campanita se ha sentado conmigo. Ella ha sido la causa por la que me he dado cuenta de mi falta de conciencia. Su conversación, junto a las hadas y sílfides que nos acompañan me han hecho reflexionar, asomarme al mundo y ser testigo del maltrato hacia otros seres. En definitiva, si nos maltratáramos entre individuos de la misma especie-racional, quien limita nuestro comportamiento hacia “seres-inferiores”. Nuestro hogar en la Isla-Polar se ha convertido en un espacio libre de quebrantadores de espíritus y hacedores de jaulas.

La isla de hielo está de acuerdo. Serán bienvenidos aquellos seres que necesiten fortalecer su espíritu. Campanita lo ha defendido ante todos los habitantes de la isla. Las hadas u las mariposas han aplaudido batiendo sus alas y me han pillado desprevenido haciendo que me elevara un poco del suelo por el viento. Mi alma ya no es vencida por la gravedad pero tiene una pequeña herida que llora por que hoy ha visto como a un pequeño elefante se le fragmentaba el espíritu.

Ningún fabricante de jaulas tiene cabida en nuestro mundo. Si algún día nuestra isla detecta a alguno sobre ella, ese día, parara de viajar hasta que este se haya marchado.

Hoy he sentido la tristeza de un ser y me ha dado motivos para amar aún más la libertad de todos los seres de nuestra isla.

Nuestra Isla-Polar no viaja hacia P90377 para buscar a Sedna. Viajamos por el simple motivo de sentir nuestra libertad. Hoy he sido consciente de ello.

Vuelvo a traer palabras de manuel Machado. Dichosos aquellos que han olvidado el motivo del viaje. Ya no me importa hacia donde nos encaminamos o donde paráremos. Lo que realmente importa es defender cada día la libertad de quienes nos acompañan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s