Sobre seguir soñando y Parahelios

Uncategorized

En la isla polar ha caído la noche. Hoy luna -Margarita está en cuarto menguante. Campanita reposa. Las ninfas bailan sobre el mar de las inuits y las océanides. Se llevan bien entre ellas.

Querida Campanita:

Tu cabeza reposa sobre mi hombro derecho. Tu respiración de ha vuelto pausada. Te he estado hablando mientras te quedabas dormida. No hay mejor sitio en el mundo que estar esta noche tumbado a tu lado. Duermes profundamente. Ni si quiera eres consciente de que escribo esto. Tu respiración sigue calmada. Me rodeas con tu brazo derecho a la vez que con el izquierdo te rodeas a ti mismo para darme la mano. La derecha. Escribo esto con mi mano izquierda.

Hasta hace poco me preguntaba como eran los parahelios. Ya tengo la repuesta. La atmósfera estaba cargada de vapor de agua. Humedad. Las nubes tenías una disposición inusual. A modo de anillos y, a ambos extremos y formando una arco iris anular que de no ser por la ausencia de nubes encima del sol, lo habría rodeado. Nuestra isla de hielo que refleja la luz solar tb debe provocar parahelio así.

Los campos de trigos están verdes. En niestras llanuras hemos sembkrado máiz y hemos inundado una parte donde ya cultivamos arroz. Sobre la superficie más verde, donde poco a poco construiremos una casa Campanita ha plantado un limonero. Alrededor de el quiere construir una casa. La isla polar le regalará la fuente.

Te has movido para acariciarte la nariz. No quiero que te despiertes. Sigue soñando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s