Quiero ser ligero

Uncategorized

Me gusta sentir el frescor del aire que está atravesando mi ventana abierta en este instante. Quizás sea lo que más me gusta de este tiempo donde la primavera no acaba de entrar y el invierno resiste su marcha. La brisa tiene olor a frío.

Como huele el frío? No sabría describirlo. Olor a limpio. Es una sensación extraña. Mis pensamientos fluyen con las corrientes de aire.

Jacobo está viajando. Un viaje que no tiene fin en sí mismo. Buscar a Sedna es una excusa. Jacobo se está orientando en lo extraño. No necesita los recursos del arraigo. Un ser-arraigado es un ser con recursos y es precisamente el temor a perderlos lo que le impide salir a explorar.

Hace tiempo que yo me vi obligado a explorar lo extraño. Me convertí en el loco aventurero y aprendí a que el arraigo no corresponde a ningún sitio físico en concreto.

Los sueños y los miedos los dejé un día aparcados en el alféizar de una ventana, pero los miedos toman desvíos, callejones, atajos y ponen trampas a los sueños. Hay que ser valientes para vivir con miedos. Pero de la vida merece la pena hasta la última gota.

Quiero salir a pasear y ver mi primera mariquita del año de ocho puntos.

Quiero ser ligero. La pasión pesa menos que la razón. Quiero que, al atravesar la puerta de mi casa, el traje de la razón se quede fuera de ella.

Quiero ser ligero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s