Desde la isla de hielo

Uncategorized

A mitad de camino entre la fuga y las normas. Mancharse las manos de barro, marcharse los dedos de tinta. El viaje hacia P90377 apenas acaba de comenzar. Un viaje donde no sirve para nada ocultarse en disfraces impolutos que la sociedad y la educación nos han impuesto. Al menos así pienso.

Mis plumas de colores hasta ahora ocultas por el negro absoluto para pasar desapercibido se van trasformando en dedos, en una mano. En mis manos.

La isla de hielo azul florece. Estamos en el inicio de la primavera y nada es imposible. Las flores no pueden crecer sobre el hielo-pensarán los seres-intelectuales-racionales-. Este hielo no es normal, aún le quedan muchas transformaciones. Es verdad que es de hielo: los prejuicios y las normas irracionales no pueden subirse a él sin resbalar. Esa es la razón de la isla.

Las plantas van creciendo. Los colores llegan con la primavera.

A medio camino entre la fuga y las normas. Ese es el rumbo establecido. P90377 se encuentra en esa dirección. Alejada de prejuicios y de huidas. Ese es el camino. Sedna, la diosa ártica del mar se encuentra posiblemente en su refugio de verano. En el cinturón de Oord.

El viaje es bonito. A medio camino entre la fuga y las normas. No olvidar esa dirección. La dirección correcta.

Voy a manchar mis manos con barro para cultivar las flores, pues algunas plantas marchitarán y se convertirán en la primera capa de abono sobre el hielo. No existe la prisa en nuestra isla de hielo. Poco a poco, durante el viaje, ésta irá trasformándose y nos dejara ver el mundo tal y como existe y es en mi cabeza.

Afectuosamente, desde la isla de hielo que se marcha hacia el planeta transneptuniano P90377.

Jacobo&CTorres.

Quiero ser ligero

Uncategorized

Me gusta sentir el frescor del aire que está atravesando mi ventana abierta en este instante. Quizás sea lo que más me gusta de este tiempo donde la primavera no acaba de entrar y el invierno resiste su marcha. La brisa tiene olor a frío.

Como huele el frío? No sabría describirlo. Olor a limpio. Es una sensación extraña. Mis pensamientos fluyen con las corrientes de aire.

Jacobo está viajando. Un viaje que no tiene fin en sí mismo. Buscar a Sedna es una excusa. Jacobo se está orientando en lo extraño. No necesita los recursos del arraigo. Un ser-arraigado es un ser con recursos y es precisamente el temor a perderlos lo que le impide salir a explorar.

Hace tiempo que yo me vi obligado a explorar lo extraño. Me convertí en el loco aventurero y aprendí a que el arraigo no corresponde a ningún sitio físico en concreto.

Los sueños y los miedos los dejé un día aparcados en el alféizar de una ventana, pero los miedos toman desvíos, callejones, atajos y ponen trampas a los sueños. Hay que ser valientes para vivir con miedos. Pero de la vida merece la pena hasta la última gota.

Quiero salir a pasear y ver mi primera mariquita del año de ocho puntos.

Quiero ser ligero. La pasión pesa menos que la razón. Quiero que, al atravesar la puerta de mi casa, el traje de la razón se quede fuera de ella.

Quiero ser ligero.

Sobre el verdadero color de la isla de hielo

Uncategorized

Querido Jacobo:

Llevo tiempo sin hablarte sobre los seres-racionales. Y me alegro de ello. Te hablo de cosas realmente importantes.

Me han dicho que la isla de hielo esta cambiado de color.

La luz del sol incide sobre la superficie del hielo. Y el hielo devuelve una luz igual de blanca que la recibe.

El hielo a veces, pierde su esencia. Sigue fluyendo, es cierto, pero no se da cuenta que no es un espejo del mundo.

Para que el arco iris divida el azul del cielo hace falta agua, luz y mirar al cielo. La gente no mira al cielo. Siempre mira el suelo que pisa…

El hielo es blanco, aunque esto no es una ley universal (si, si, hay hielo de otros colores…). Cuando miro el color de es esta isla de hielo, entristezco.

Hoy me toca habalr de nuestra isla de hielo.

Nuestro mundo es bonito. Pero no es blanco. Ya han brotado las primeras flores, pero no es blanco.
El sol incide sobre la superficie del hielo y cada molécula de éste refleja la luz blanca que llega del sol y la descompone en miles de arco iris diminutos. Tantos arco iris como moléculas en la superficie. Y la isla de hielo debería tener un aspecto colorido.

Ocurre que al reflejar todos los arcoiris estos se mezcla entre sí…y el color blanco aparece de nuevo. Y el color blanco es el que todo el mundo observa…y el blanco oculta los colores de nuestro mundo. Quizás sea el escudo del hielo para pasar desapercibido.

Nuestra isla empieza a tornarse de un aspecto azul intenso. Como otras islas de hielo que flotan sobre los mares gélidos. A veces, al formarse, atrapan moléculas de aire en su estructura y éstas, absorben parte de la luz azul de los rayos que llegan. Y la isla se está volviendo azul pues a medida que avanzamos en nuestro viaje, pierde el escudo que la protege y se tiñe de colores.

Esta es realmente nuestra isla de hielo. Aún no he revelado el nombre. Pero es la isla de hielo azul donde florecen plantas en su extremo más soleado.

No se puede empeñar el mundo de la cosas que realmente merecen la pena en no mostrar su verdadero color.

Mientras, ha aparecido un nuevo compañero en el grupo. Ha llegado de una forma inesperada. Los seres-racionales le llaman oso polar. Es un oso que se ha declarado en huelga y ha tenido que huir de ese planeta que dejamos atrás en neutro viaje pero al que nos une un hilo rojo que nos ayudara a regresar a él.

Es un oso polar que no es blanco. Si, viene buscando a Jacobo y Campanita. Sí pelaje no es níveo como los seres-intelectuales-racionales describen. Su pelaje es trasparente y esta lleno de burbujas de aire que reflejan la luz blanca y la descomponen en esos arco iris y sí miras pelo a pelo puedes observar el mismo proceso que ocurre con el hielo. Cada pelo del oso y sus burbujas de aire reflejan el sol en forma de arco iris y si los sumas todos, su pelaje es blanco.

Pero ni el hielo es blanco, ni los osos polares níveos. Zalmoxis, de quienes los griegos modernos se olvidaron, se ha quitado su piel para acompañarnos parte del viaje. Viene a hablar la de la inmortalidad del alma y de pieles de osos. Déjame hablarte de reminiscencias del alma.

#historiasdeJacobo

IMG_7869.JPG

La vida…hasta la última gota.

Uncategorized

Querido Jacobo:

Continuas en tu viaje, sobre vuestra isla de hielo. P90377 esta lejos, pero el camino es bonito. Te sigo para hacerte todas las preguntas que tengo pero a medida que me acerco a ti y te acompaño en tu viaje, las preguntas se van respondiendo solas. Sin duda formo parte de ti.

Hace algunos meses escribí estos versos mientras hablaba sobre el viento y mi sombra aparcada sobre el asfalto. La brisa jamás podrá arrastrar mi sombra si no soy yo quien la nueve.

A veces, espero a que el sol se mueva y el viento decida
la dirección que toma.
Entonces mi sombra se mueve contra el viento.

Querida vida. Hoy te escribo versos de Darwix sobre la vida…

LA VIDA…HASTA LA ÚLTIMA GOTA.

Si alguien insistiera: Morirás hoy, que vas a hacer?, no dudaría en responder: Dormir, si tengo sueño. Beber, si tengo sed. Escribir, si me entran ganas. E ignorar la pregunta. Almorzar echando al filete un poco de mostaza y pimienta. Cortarme en el lóbulo de la oreja al afeitarme. Y si pudiera besar a la que amo, saborear sus labios como sin fueran de higo. Saltarme unas cuantas páginas al leer. Llorar unas cuantas lágrimas pelando una cebolla. Si doy un paseo, caminar más despacio. Si existo, como ahora, no pensar en la nada. Y si no existo, el asunto dejará de importarme. escucharé a Mozart para estar más cerca de los Angeles. Y si me quedo dormido, no me despertaré y soñaré con gardenias. De reírme, seré discreto. Qué más podría hacer, qué más, aunque fuera más valiente que idiota o más fuerte que Hércules?

La huella de la mariposa. Mahmud Darwix.

21022015-_MG_8626.jpg

Sobre compradores de humo. 

Uncategorized

Una planta ha brotado en el extremo más soleado de la isla de hielo. 


¿Como es posible que una planta crezca en un lugar tan inhóspito? El oscuro (desconozco de qué color es el universo, pero sin duda no puede ser negro, pues la luz blanca de las estrellas lo atraviesan…) color del universo ya rodea a la isla y sus habitantes. 


Las nubes quedan detrás, los vendedores de humo ya quedan lejos. 


Campanita mira hacia abajo. Se lamenta de la necesidad de los seres-racionales-intelectuales de creer en estos vendedores de humo. Como es posible que no se den cuenta? 


Existen laberintos complejos. Son aquellos laberintos que diseñan los seres-humanos-superiores para dificultar el paso de los seres-racionales. Estos laberintos son un entramado de calles sin salida que ellos ponen para darle después la solución en forma de limosna: ya que los seres-racionales-del-pueblo no pueden salir solos de allí, a base de sus consejos y ayudas contribuyen a perderlos un poquito más. 


Los seres-humanos son expertos en vender y comprar humo. Hoy ha quedado contrastado, aunque sobre estos temas, no pienso preguntarle a Jacobo. 



Campanita lo observa desde su isla de hielo donde florecen plantas y juegas las ninfas. A medida que continúan su camino, el mundo que les rodea va tomando forma. El cielo no es negro, sino que contiene todos los colores que lo atraviesan, aparecen las primeras plantas de la primavera, Jacobo ha dispuesto sus alas al sol, las ninfas juegan alborotadas alrededor de la planta y observan como aparecen más brotes alrededor de la primera. La magia de la vida hace que esta surja en los rincones más insospechados.


Campanita me ha contado que algo muy especial le une a Fredja. Jacobo lo sabe. 



Esto es lo que un gorrión me ha contado. 

Sobre medios y métodos

Uncategorized

El “extraño” grupo continúa unido. Su viaje ha unido a seres que la sociedad-racional había separado y exiliado. Ahora lucen de colores con más frescor y el blanco hielo lo refleja con fuerza. Es una estrella fugaz que se marcha de la tierra. Los hilos rojos no están tensos.

Me gustan los hilos rojos.

Se han tomado el primer respiro en una nube. Muchos seres comercian con palabras y trata de unirse al grupo.

– Tened cuidado en estas nubes, pues hay muchos vendedores que trafican con palabras. Los seres-racionales les llaman vendedores-de-humo.

Fue corta la estancia y muchos los que se acercaron. Los traficantes de palabras son seres-habilidosos que usan las letras como método de persuasión para venderte trozos de nube y humo. Incluso alguno de ellos trataba de venderles una parte del “iceberg” que allí estaba. Les convencía de la conveniencia de vender a trozos ese pedazo de hielo que había aparecido de la nada en el puerto aéreo que él controlaba. Venderlo en trozos muy pequeños, picados, creo que los llamaba “en forma de granizo”. Los seres-racionales temen las tormentas de granizos por lo que es muy útil disponer de una reserva de granizos en aquellas nubes.

Los medios que usan no son métodos honestos. Te dicen lo que creen que quieres oír y para ello recurren a numerosas argucias. Desgraciadamente es una cualidad de muchos seres-intelectuales. Pero el fin nunca justifica los medios.

La sílfide se ha elevado y ha hablado con Sila. La isla-de-hielo ha decidido que no quiere que ningún ser-cuyo-fin-justifica-los-medios enturbie su alma de agua y así se lo ha hecho saber a ella.

Quien justifica los medios con la consecución del fin acabarán troceando la isla de hielo y sólo de pensarlo, nuestra isla, ha empezado a llorar y deshacerse. (Lluvia triste sobre el mar del norte).

Las hadas danzan, Campanita baila con Jacobo y la sílfide ha salido en busca de las gotas de agua que se desprendieron. Huyamos de los traficantes de palabras!-susurraron las inuits-

Cada segundo del viaje se define por un ahora y cada ahora es un momento en si mismo.

Continúa el ascenso hacia p90377. Una planta germina en la parte más luminosas de la isla. Si sí, una flor que brota del hielo.

#historiasdeJacobo

DSCF6427.jpg

Sobre letras y palabras

Uncategorized

Cuatro letras que encierran una palabra, una palabra que es un mundo, un universo entero…palabras escuchadas hoy de la boca de Campanita.

Como poder encerrar el color rojo entre cuatro letras? Como encerrar la sal en una a? Cómo atrapar lo dulce en la palabra azúcar?

La isla de hielo sigue su ascenso.

Las palabras tienen sabores. Como lo tiene el algodón de las ferias. Las palabras tienen olores,como lo tiene el olor a café, que recuerda a cama, sabe a desayuno y te transporta a los domingos. Las palabras están pintadas de colores, como el verde, el azul, el rojo…

Palabras. Como aquellas que de gastadas y antiguas parecen nuevas.

P 90377 aún queda lejos.

A qué sabe,recuerdo o huele la palabra Ahora?

La palabra ahora no evoca recuerdos, sino ahoras pasados que se continúan con el presente que vivimos mirándonos. Ahora sabe a besos, huele a manzanas y canela. Ahora es azul,verdes y rojos, los colores primarios y todas sus combinaciones.

Ahora es el momento de mirar hacia arriba y acompañar a la isla de hielo en sí viaje y sus moradores.

He comentado que la isla tiene nombre? Ya contaré la historia de su existencia y la historia de su nombre.

De momento asciende de forma lenta pero segura! Como el paso de las huellas sobre la arena (que no sabe a sal): firme y decidida

#historiasdeJacobo

IMG_2319.jpg

Sobre olor a Manzana y Camapanita

Uncategorized

Campanilla vela mis sueños y mi almohada huele a manzana

IMG_7683.JPG

Fluir. Como el aire dentro de ti. Como la isla de hielo que se ha desanclado y se eleva atraída por la gravedad de P 90377, el planeta transneptuniano, donde Sedna quizás nos aguarde.

Contener. Guardar en una gota la inmensidad y la esencia del océano.

Volar. Aligerar el peso sin perder de vista el horizonte. Batir el viento y atravesar las nubes islas-del-cielo.

Quizás, cuando nos vayamos acercando a la nube de Oord averiguamos si las estrellas son campos de margaritas donde viven las luciérnagas o simples astros que brillan con luz blanca.

Vivir. Ahora. Sentir. Ahora. Oler a manzana: ahora!