Sobre electrocardiogramas y bandas sonoras

Uncategorized

Hoy acabo el viaje de este día paseando por la orilla de un río. Hay seres-curiosos que se abrazan. Es bonito observarlos, aunque sin duda algunos seres-muy-superiores-moralmente lo verán de forma distinta a mi. Y sobre todo hay mucho ruido.

En esta vida existe mucho ruido y poca música. La vida necesita su propia banda sonora: los cantos de los pájaros, los ladridos de los perros, los murmullos de las conversaciones, el sonido de los besos, el ritmo del latido del corazón de los pausados y el batir de las alas de los insectos que me rodean. Pero ahora sólo escucho vehículos-destinados-a-llevar-a-los-seres-superiores-a-todas-partes. Creo que les llaman coches. Es como sí a estos-entes-sapiens se le hubiese olvidado usar las piernas. Os imagináis a un pájaro volando en avión por no usar sus alas?

Casi me olvido de un detalle , en esta banda-sonora-de-la-vida no pueden faltar los maullidos y el ronroneo de los gatos (aunque maúllen en algunas ocasiones como un tal Marilin-Manson, ser-curiosamente-extraño)

Querido Jacobo:

El mar se mide por el número de olas, el cielo se mide por el número de alas de los pájaros, Cómo se puede medir el viaje de nuestra vida? Quizás por el número de latidos de nuestro corazón? Pues entonces habrá que hacer que cada momento valga la pena pues nuestro corazón siempre late. Por eso hay quien se tatúa un electro en su pecho!

#historiasdeJacobo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s