Pregúntale a Karmelo.

Uncategorized

IMG_6264.JPG

Y Chica Luciérnaga respondió:

Sólo tuvo que pedirle un deseo, justificando la soledad que suponía el verse reflejada eterna en el agua, para que un ejército de luciérnagas la acompañaran cada anochecer… Recordándonos a los nostálgicos, que por mucho que haya ocasos sin luna, siempre nos quedará perdernos en la luz de de aquellos divinos bichos, que a modo de capricho, imploró al sol, la consentida luna…

Y qué pasó entonces? Esa pregunta no debo de plantearsela a Jacobo, sino a un ser-raro llamado Karmelo. El tiene la respuesta a esa pregunta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s